Artículos



HORMIGA ATÓMICA
 

¿Quién no se acuerda de la hormiga atómica? ese personaje de dibujos animados que captaba convenientemente por aquellas dos antenas todas las llamadas que pedían ayuda y que en un santiamén resolvía los problemas de todos. Era un solidario de la humanidad. 

Ahora la cosa ha cambiado, ¿será porque no salen las antenas por el casco que hace como de silenciador para tener una vida menos correosa?. Ya todos sabemos que no tiene una varita mágica, como ninguno la tenemos, pero se intenta en la medida de posible, sin dejar de escuchar al menos a las personas y sin darles larga. 

Hay quien dice que la hormiga atómica está de "estranquis" debajo de ese casco para no ser reconocido y no le agobien, controlar sin ser controlado, en definitiva pasar desapercido por las calles de la misma manera que pasa desapercibido con sus responsablidades al frente del Ayuntamiento. 

¿Estará imitando a ese concejal que todos sabemos que desde el primer dia sigue en su motillo haciendo sus menesteres y sigue siendo un hombre normal sin salir tanto por no decir nada en la prensa couché política?. 

Sea lo que sea, con el casco no lo conoce nada más que esa madres que le dicen "guapo, pero que guapo está mi victor"....... y lo será para ellas y las féminas,...... pero que decepcion de político con su mala política de compra de voluntades para garantizar una establididad ficticia que se tambalea porque no es uniforme, de mirar para otro lado y permitir las mismas anomalias e irregularidades que tanto denunció en sus años de oposición. 

Próximo objetivo, conseguir la secretaría general de Benalmádena, sería su pasaporte para seguir en la política, mucho tendría que cambiar o pocos recambios tendría el Psoe si volviera tras este fiasco de cabeza de lista sin haber hecho nada relevante hasta el momento para este pueblo, excepto culpar una y otra vez a los demás, sin capacidad de retomar el rumbo y enmedar la plana. 

¡¡ prefiero que alguien me lo diga y me de una colleja antes de que sea demasiado tarde !!! ....eso me decía, solo queda ya muchas, muchas collejas, y es demasiado tarde. 






M. Cruz