Artículos



¿SERÁ BERNARDO ALGÚN DIA NO MUY LEJANO ALCALDE DE BENALMÁDENA?
 

¿Porqué no?. Podría darse perfectamente este caso, y para eso no hace falta que se vuelva a presentar a las eleccciones con su nuevo partido, simplemente estar como está detrás de la mata disfrutando de un momento dorado, "construyéndose" un futuro imediato aquí y allí en ésta Benalmádena Ciuadadana. 

Ser alcalde aunque sea por uno o dós días, como aquel progama de "Reina por un día", puede ser el sueño imposible de un político de segunda, y no lo digo por categoría personal, sino por lo que representa de peso específico en ese pacto de gobierno en el que forma parte como corchete o corcheta de esa unión multiplural con los políticos más variopintos. 

Claro que Vdes se estarán preguntando ¿y cuándo se podría dar esa circunstncia?


No hay más que mirar la prensa para conocer que Abel Caballero, presidente de la Federación Española de Municipios (FEMP), prepara un acto con alcaldes (Psoe) en apoyo a Susana Díaz en Madrid, que tendrá lugar el sábado día 11 de febrero por la mañana, en el Pabellón de la Fundación ONCE (Organización Nacional de Ciegos de España) en la capital. 

Esta claro que el espíritu de esta convocatoria no es otro que el de exhibir el apoyo a su candidatura para hacerse con el liderazgo del Psoe. Es una clara reacción a la convocatoria de Sánchez en Dos hermanas. 

Visto lo que comento, y conociendo por hemeroteca fotográfica el amor (político) que le profesa el alcalde de Benalmádena, son mínimas las posibilidades de que no acuda a la "llamada", creo que el provincial hasta se ha pronunciado en cuanto a la obligatoriedad de asistir, y que hasta arrastre de sus más fieles concejales. 

Por tanto se puede dar el caso de que Bernardo pueda ser alcalde de Benalmádena (hará cien fotocopias del decreto para en el futuro recordar), claro está si Elena, Encarna y Enrique no se den codazos. 

Habrá que estar atento al acontecimiento para poder celebrarlo,..... en cualquier sitio, ya saldrá, como siempre, el corre ve y dile en sus funciones de perro de presa descalificador. 



M. Cruz